jueves, 30 de mayo de 2013

TEST Y CUESTIONARIOS DE PERSONALIDAD


(Elisabet García
Alumna de Psicología)

Tanto los tests como los cuestionarios son utilizados frecuentemente por los psicólogos como forma de obtener información sobre la personalidad de un sujeto. Los tests están basados en técnicas de interpretación subjetivas, mientras que los cuestionarios constan de preguntas a las que se pueden responder de una forma bastante objetiva.
El sujeto proyecta, a través de las respuestas, rasgos de su personalidad que permanecen ocultos o inconscientes. Casi todos utilizan la técnica de ofrecer al sujeto estímulos ambiguos y poco estructurados, con el fin de que éste termine de recomponerlos. Se le pueden presentar manchas o formas poco precisas para que, de manera espontánea y sin pararse a pensar, el sujeto diga qué es lo que le evocan. Otras veces, se utilizan frases sin terminar o dibujos de situaciones que él debe interpretar, también se le pide que sea él mismo el que realice determinados dibujos.
El más famoso es el Test de Rorschach que consta de diez láminas con manchas negras simétricas. En él se le pide al sujeto que describa qué es lo que ve en cada lámina. Según sea su personalidad, tenderá a identificar las manchas con determinadas situaciones o sentimientos. El test se ha demostrado bastante efectivo en el diagnóstico de algunos trastornos mentales, básicamente para la depresión y la esquizofrenia.
Trastornos mentales. Conceptos.
Una característica de los trastornos psicopatológicos es que se manifiestan tanto en el lenguaje verbal como en el no verbal. Afectan a áreas como las emociones, el humor, la sensopercepción, la memoria, la actividad cognoscitiva, los impulsos y la conducta en general. La distancia entre la salud y la enfermedad no está siempre clara.
Trastorno del humor. Depresión.
La depresión es el problema más consultado en la actualidad. La OMS calcula que 340 millones de personas sufren depresión en el mundo. Hasta hace poco se clasifica a las depresiones como endógenas o exógenas según que causa fuese la desencadenante: un problema biológico o social (respectivamente). Parece ser que algunas formas de depresión tienen su origen en la alteración de los circuitos cerebrales que gestionan la acción de cientos neurotransitores y hormonas.
Los síntomas básicos de la depresión son: Humor depresivo, pérdida de la capacidad de interesarse y disfrutar de las cosas, disminución de la vitalidad, cansancio… Hay muchos más síntomas que conducen a esta enfermedad.
¿Puede ser que me deprima?
Un grupo de psiquiatras ha elaborado para una revista muy interesante (febrero 1999) este test orientativo para conocer el riesgo de sufrir una depresión.
Valoración.
Menos de 30 puntos. El riesgo de padecer una depresión es mínimo. Seguramente es una persona que comprende sus problemas y sentimientos, y que neutraliza las tensiones con el esparcimiento y el ocio. Siga así.
Más de 30 puntos. Muestra claros síntomas que podrían conducirle a la depresión. Preste atención a su nivel de agotamiento. Intente aliviar el estrés y eliminar los problemas cotidianos. Aumente las actividades constructivas y que le reporten energía vital. Si se agrava su situación, no dude en solicitar ayuda de un especialista.
Más de 50 puntos. Es casi seguro que se halla en la fase crítica de una depresión. No es probable que pueda salir de esta situación sin ayuda. ¿Se siente triste, abatido o desesperanzado desde hace más de dos semanas? ¿Se agota con facilidad, le cuesta concentrarse y tomar decisiones cotidianas? ¿Le resulta difícil conciliar el sueño y dormir de un tirón? Si padece estos síntomas acuda a su médico. Y en el caso de que esté cansado de vivir y piense con frecuencia en la muerte no demore la visita al especialista.







Casi siempre
A menudo
A veces
Nunca
1.
Me interesan y entretienen diversas actividades y pasatiempos.
0
1
2
3
2.
Me siento abatido y triste.
3
2
1
0
3.
Me gustaría gritar.
3
2
1
0
4.
Soy muy sensible a las críticas.
3
2
1
0
5.
Me siento a salvo.
0
1
2
3
6.
Me despierto muy pronto y no consigo volver a conciliar el sueño.
3
2
1
0
7.
Me gusta contemplar y estar con hombres/mujeres atractivos/as.
0
1
2
3
8.
Por las mañanas me siento fatal.
3
2
1
0
9.
Me alegran las mismas cosas que antes.
0
1
2
3
10.
Miro al futuro con esperanza.
0
1
2
3
11.
Me resulta difícil hallar la tranquilidad y estar quieto en una silla.
3
2
1
0
12.
Pierdo la calma con facilidad.
3
2
1
0
13.
Me cuesta tomar decisiones.
3
2
1
0
14.
No encuentro sentido a la vida.
3
2
1
0
15.
Me siento completamente inútil.
3
2
1
0
16.
Estoy satisfecho de mi vida.
0
1
2
3
17.
Me resulta difícil concentrarme y tener las ideas claras.
3
2
1
0
18.
No me encuentro bien por las noches.
3
2
1
0
19.
Soy asustadizo y miedoso.
3
2
1
0
20.
Tengo miedo de desmoronarme.
3
2
1
0
21.
Me siento seguro de mí mismo.
0
1
2
3
22.
No puedo ocuparme también de los problemas de los demás.
3
2
1
0
23.
Estoy irritable.
3
2
1
0
24.
Me hago reproches.
3
2
1
0
25.
Necesito mucho tiempo para resolver los quehaceres diarios.
3
2
1
0
26.
Me alegran muchas cosas.
0
1
2
3
27.
Siento remordimientos.
3
2
1
0
28.
Pienso en la muerte.
3
2
1
0
29.
Me siento agotado.
3
2
1
1
30.
Me siento mareado y noto la cabeza pesada.
3
2
1
0
31.
Estoy muy bajo de ánimos.
3
2
1
0

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada