domingo, 14 de febrero de 2016

"Una cicatriz a fuego"


Por Francisco Teba Verdejo

Me sitúo en primero y segundo de la ESO,
una época de tormento.

Solo buscaba la calma
 tras la tormenta que me acompañaba.

Las personas son crueles,
¿Sabes lo que duele ver tu sangre y todos mirando sin socorrerte?
¿Sabes que es ser un juguete entre gigantes?
¿No reconocerte en el espejo y pensar en suicidarte?

Todo, ese todo pasó

y hoy con dieciocho solo puedo decirte:
 sé libre, corre, siente, ama y vive,
sé consciente de que lo único que controla tu mundo es tu mente.

Yo andaba buscando la solución
a una desesperación
que me consumía como ciclón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada